INSPIRACIÓN ΩZ: Mª ÀNGELS NEGRE, ARQUITECTA.

“PARA MÍ, LA INSPIRACIÓN ES…UNA IMAGEN EN BLANCO Y NEGRO”

Estuvimos hablando con Mª ÀNGELS NEGRE, de ns arquitectes sobre el proyecto de Viviendas Sociales en la Calle Bolivia de Barcelona.

1

En tu trabajo diario ¿cómo encuentras la inspiración?

No te sabría decir… no tengo un lugar ni una forma concreta de inspirarme. Puede pasar en cualquier sitio, en la calle durante un paseo, leyendo una novela, a partir de un gesto, de una sensación… es algo sin forma, abstracto, intuitivo. Es el campo de la némesis, el estado anterior a las ideas.

Luego hay que “armarla”, mediante referencias, con un trabajo intenso en el despacho, acotando, resolviendo, dudando. Es un largo recorrido, íntimo y compartido, objetivo y subjetivo, contradictorio… siempre contradictorio.

Lo que sí puedo decirte es que, para mí, la inspiración es… una imagen en blanco y negro. Me explico. Cuando busco una solución, insisto en que sea una idea en su esencia, sin acabados, sin detalles, sin nada concreto aunque todo está ya allí: una visión simple y muy básica que responda a las necesidades de lo que intuyo. Por eso visualizo algo sin color, sin textura, sin dimensiones… abstracto, como una imagen en blanco y negro. Luego va asomando, apareciendo, con el esfuerzo compartido de todo el despacho.

2

Trabajaste con el Panel Omega Zeta en el proyecto de las viviendas sociales de la calle Bolivia de Barcelona. ¿Qué solución te inspiró este material?

Fue un proyecto bastante complejo ya que debíamos hacer frente a muchos condicionantes. Se trataba de crear un edificio de viviendas con fines sociales para alojar a familias con riesgo de exclusión. La iniciativa partía de instituciones como Caritas y el Ayuntamiento de Barcelona, con lo cual los costes debían minimizarse. Por otro lado, debíamos integrar nuestro edificio en un emplazamiento muy especial: el entorno arquitectónico de Can Ricart, una colonia industrial del SXIX con una catalogación 3 de patrimonio que comprometía nuestro edificio.

3

Pero además, el solar debía mantener las trazas del Ensanche Cerdá de Barcelona, en un entorno donde su consolidación fue tardía, dejando trazas previas y geometrías difíciles. Realmente fue un proyecto complejo que nos pidió mucha dedicación y esfuerzo.

Decidimos utilizar el Panel Omega Zeta ya que nos permitía crear una fachada muy especial para resolver los problemas de integración del edificio con el entorno.

4

Nuestra solución fue desplegar una superficie formada por dos elementos: el del panel, que permitía un acabado tenso, y el de las aperturas, resuelto mediante unas lamas móviles y proyectables que establecían un filtro con el exterior, de efectos similares a las persianas de librillo tan comunes en el Ensanche.
La solución constructiva permitía que el cerramiento opaco y las lamas estuvieran en el mismo plano. De esta manera, creábamos un edificio de tránsito que permitía vincular los diferentes elementos adyacentes.

El material, además, nos ofrecía una amplia posibilidad de colores y tonos para encontrar la mejor integración al conjunto. Todo ello en un formato ligero y resistente, reduciendo costes de montaje y minimización de residuos durante la construcción y deconstrucción así como un considerable ahorro energético durante la vida del edificio.

5

Los escasos recursos de los usuarios finales a quienes va dirigida la promoción y la sensibilidad medioambiental nos empujó a diseñar un edificio con la máxima eficiencia energética. Con ello minimizamos los consumos permanentes del edificio y los de confort del usuario.

Y cuando piensas en el futuro de esta profesión, ¿qué ideas te parecen más inspiradoras?

Yo diría que, en pocas palabras: proximidad, adaptabilidad y tecnología.

En mi opinión, la utilización de materiales de proximidad y de sistemas de construcción ligados al entorno y a la culturapropia deben revalorizarse. Esto nos permite encontrar soluciones más eficientes, sostenibles y económicas, como la reutilización de los edificios existentes. En cualquier caso, las ciudades deberán definir una arquitectura mejor adaptada a las necesidades de las personas y del territorio.

La tecnología y la cultura es lo que nos permite sacar un mayor partido a estas ideas. Estamos viendo constantemente como la I+D, bien aplicada, nos ofrece cada vez mayores posibilidades a la hora de dar respuestas constructivas, con costes menores y prestaciones cada vez más interesantes. Para mí, ése el futuro.